Técnica básica del peón igualado
Ajedrez
Bienvenidos a

Todo Ajedrez


Inicio
Historia del Ajedrez
Reglamento FIDE
Curso de Ajedrez Gratis
Consejos Ajedrez
El Ajedrez de Mafalda
Citas del Ajedrez
Problemas de Ajedrez
Historia de los Mundiales
Anécdotas del Ajedrez
Biografías de Maestros
Jugar Ajedrez contra PC
Mundial de Ajedrez 2007
Ajedrez Online - Sala 1
Ajedrez Online - Sala 2
Foro de Ajedrez

Enlaces Recomendados

Técnica básica del peón igualado - Rey y peón contra Rey y peón


La igualdad de material no es, ni mucho menos, garantía de tablas. Los factores de desequilibrio que puedan aparecer obedecen a factores posicionales, como la situación del rey, el adelantamiento del peón, etc. No hay una fórmula general que defina matemáticamente todos los casos pero el propósito será acercarnos a las posibilidades de cada uno de los contendientes. Aquí el bando fuerte será el que tenga ventaja posicional, pues ninguno dispone de material extra. El problema consistirá, sin peones pasados, en capturar el del adversario o, si no es posible, defender el propio o sacrificarlo en el momento oportuno. Si están pasados, el objetivo será coronar o impedir la coronación del oponente.

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

Con peones bloqueados, es decir, que se impiden mutuamente el movimiento, el factor decisivo será la entrada del rey en las casillas límites del adversario. Estas casillas límite son las tres que tiene cada peón a cada lado, como ocurre en el diagrama anterior con las señaladas por "X" para el negro y con "O" para el blanco. El que primero entre en estos escaques ganará el peón y podrá defender el suyo, aunque esto, como ya vimos no siempre alcanza para ganar.

Así, en el diagrama, el blanco llega primero pero el negro puede mantener la oposición:

1. Rg5         Re7

2. Rf5          Rd6

3. Rf6          Rd7

4. Re5         Rc6

5. Re6         Rc7

6. Rd5         Rd7 y tablas.


El manejo de la regla de la oposición permite entrar o impedir la entrada en las casillas límite.

En el siguiente diagrama el blanco puede acceder por f5 o g5.

Si opta por la primer solución, el negro juega Rf7 y frustra el proyecto, pero por g5 la respuesta Rf7 no hace otra cosa que retrasar la derrota:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. Rg5!        Rf7

2. Rh6

Y no se puede impedir la entrada.


El hecho de ganar las casillas límite, no significa que se pueda jugar displicentemente y, como siempre, conviene mantener la atención hasta el final de la partida.
De esta forma, en el siguiente diagrama el rey blanco está dentro de la zona decisiva, mientras el negro todavía no llegó, pero la ventaja obtenida se pierde con el movimiento 1. Re6??, pues quedaría sin posibilidad de defensa ante 1. ..., Rc5 perdiendo la partida. La jugada sería 1. Re7!, a lo que seguiría 1. ..., Rc5; 2. Re6, traspasando el problema al negro.

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

Cuando los peones no están bloqueados debe considerarse donde conviene capturar o dejarse capturar el botín, considerando siempre la oposición de los reyes; de esta manera, en el diagrama que sigue las blancas ganan con g5, y las negras, con la misma jugada, hacen tablas:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. b5            Rb7

2. Rf4          Rc7

3. Re5         Rd7

4. Rd5         Rc7

5. Re6

Entrando en el lugar deseado

5. ...             Rb7

6. Rd6         Ra8

7. Rc6         Rb8.

8. Rb6.


En el caso de jugar el negro, el blanco captura el peón, pero pierde la posibilidad de oponerse. Veamos:

1. ...             b5

2. Rf4          Rb7

3. Re5         Rc6

4. Re6         Rb6

5. Rd6         Ra6

6. Rc6         Ra7

7. Rb5         Rb7

con empate.


Buen ejemplo también es el siguiente:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

Las blancas pierden si juegan:

1. Rd2         c4

2. c3            Rb3

3. Rd1         Rc3

4. Rc1         Rd3

5. Rd1         c3


Por el contrario jugando:

1. c4            Rb3

Permite cortar el paso a tiempo.

2. Rc1         Rc4

3. Rc2

Con igualdad.


Dos casos muy instructivos para comprobar la importancia de la oposición en estos finales son los siguientes. En el primero, el rey blanco no puede ganar al tener impedida la entrada por d5, teniendo que dar un rodeo para obtener material, por lo que debe conformarse con tablas buscando la oposición basándose en el tiempo que se va a perder sin jugar ningún rey.

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

Si la posición estuviera bloqueada con el peón negro en c5, no habría la siguiente maniobra:

1. Rf2!         Rd2

Aparentemente gana la oposición

2. c5!            ...

El tiempo necesario

2. ...             Rd3

3. Re1         Rc4

4. Rd2         Rd5

5. Rc3


En el segundo son las negras las que están en posición inferior, consistiendo su idea en jugar el rey a c7 cuando el blanco juegue Ra7, pero este puede impedirlo, utilizando al rey para cortar el paso:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. Re6         Rc3

2. Rd5!

Y el negro no puede avanzar hasta c7, perdiendo.

Si 2. Rd6, Rd4 y tablas.


Para ver un ejemplo ilustrativo de las propiedades de desplazamiento del rey veamos este caso:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

El blanco tiene que llegar a c2 cuando el negro tome en a2, para lo cual no debe perder tiempo en el desplazamiento. Si juega 1. Rf8 sigue la misma distancia (6 escaques) del objetivo, mientras el negro se acerca un paso con 1. ..., Rf6 manteniendo la salida cerrada; por el contrario, con 1.Rh8! se mantiene el mismo número de tiempos, pero no permitiendo ganancias de movimiento al negro. Sigue:

1. Rh8!        Rf5

2. Rg7         Re4

3. Rf6          Rd3

4. Re5         Rc2

5. Rd4         Rb2

6. Rd3         Ra2

7. Rc2


Se comprueba que el rey avanza con igual velocidad en diagonal que en horizontal o vertical, por lo que acercarse a la columna no significa avanzar hacia la casilla de destino.


Cuando los peones ocupan columnas vecinas, las posibilidades varían en función de sacrificios que pueden alterar la columna de coronación; la de torre es la que favorece mayores expectativas de tablas.

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

Si se juega en la línea siguiente gana el blanco:

1. Rc7        Ra8

2. Rb6        Rb8

3. Ra6        Ra8

4. b5           Rb8

5. Rb6


Pero un plan combinando la oposición y el cambio de columna de coronación, permite conseguir las tablas:

<

1. Rc7        Ra8

2. Rb6         a5!

Y ahora si 3. Ra4, Ra7 y si 3. bxa5, Rb8; controlando en todo momento a8.


En el siguiente caso se puede ver una situación semejante, pero con la particularidad de que el blanco puede atender las dos alternativas, utilizando las posibilidades de movimiento del rey vistas en el párrafo anterior, cortando el camino hacia h8 a la vez que se acerca a las indefensas fuerzas del negro.

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. Rd3        Rb5

2. Re4        Rc5

3. Rf5        ...

Si 3. Rf4, h3!; 4.gxh3, pasando el negro a defender las debilidades

3. ...           Rd6

Si 3. ..., h3; 4. gxh3, teniendo el rey negro el paso cortado.

4. Rg4 ganando.


La utilidad del rey en los finales de peones es evidente, al ser la pieza que puede recorrer todo el tablero. Como se desprende de lo visto, su misión será inmovilizar al enemigo y atacar o defender el peón. Para dejar patente la importancia de la colocación del monarca veremos la siguiente posición:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

Aquí, la jugada 1. Rd4 impide el ataque por la retaguardia a su peón, y, al mismo tiempo, ocupa una diagonal cómoda para entrar en campo negro.

1. Rd4        Rc6

2. Re5        Rc5

3. f4

Cortando toda opción de las negras.


Veremos ahora, para terminar con este tema, las posibilidades en finales con peones en columnas apartadas.

La estrategia fundamental consiste en coronar lo antes posible e impedir que lo haga el contrincante, con los siguientes objetivos:


1) mejorar la posición del rey propio;

2) ganar tiempos;

3) atraer al rey adversario a una casilla desventajosa;

4) desplazarlo o interceptarle el camino.


Son muy importantes también las maniobras de doble objetivo:


a) Capturar el peón contrario, dificultando al mismo tiempo el acercamiento del rey adversario, con el fin de evitar las tablas.

b) Asegurar el avance del peón propio, oponiéndose a las maniobras del rival.

c) Amenazar al peón adversario, apoyando al mismo tiempo el avance del propio.


En el siguiente caso, el rey negro debe atender a la coronación del blanco, que entraría en jaque, capturando al peón avanzado de h2, pero el camino puede ser cortado:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. b5          Re5

2. b6          Rd6

3. Rb5       h4

4. Ra6       Rd7

5. b7          Rc7

6. Ra7


Hay que prestar atención también a la casilla en la que promociona el peón, pues a veces, en combinación con un rey mal ubicado, puede aprovecharse, como ocurre en el diagrama siguiente, donde el negro puede controlar la columna de coronación propia, pero debe pagar la mala situación de su jefe:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. Rc3!      Ra3

2. Rc4!      Ra4

3. g4          b5+

4. Rd3!      Ra3

5. g5          b4

6. g6          b3

7. g7          b2

8. g8+


Como ejemplo final de maniobras de doble objetivo pondremos el siguiente diagrama:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

La superioridad negra parece decisiva pero no puede ser materializada. Veamos las siguientes variantes. A 1. Rg6 puede seguir:


a)

1. ...           Rb6

2. Rg7       h5

3. Rf6        h4

4. Re5

El negro no tiene más que comer el peón, pues el blanco amenaza defenderlo, y la pérdida de tiempo deja a las blancas entrar en el cuadro.


b)

1. ...           h5

2. Rg7       h4

3. Rf6

Y el negro tiene que ir por el peón, pues el rey amenaza defenderlo con la misma maniobra.

c)


1. ...            f5

2. Rg7        f4

3. Rf6         f3

4. Re6 y tablas.


Las variantes de estas posibilidades pueden ser deducidas de las líneas generales explicadas anteriormente.


Volver a Curso de Ajedrez


Términos y Condiciones - Contacto - Links

Webs amigas: Que Recetas  En Reparaciones  Todosobrecampo  MB TEXTIL  Futbolamil  

Copyright © 2007 Todo Ajedrez ® Todos los derechos reservados Ajedrez