Finales de Peones solos
Ajedrez
Bienvenidos a

Todo Ajedrez


Inicio
Historia del Ajedrez
Reglamento FIDE
Curso de Ajedrez Gratis
Consejos Ajedrez
El Ajedrez de Mafalda
Citas del Ajedrez
Problemas de Ajedrez
Historia de los Mundiales
Anécdotas del Ajedrez
Biografías de Maestros
Jugar Ajedrez contra PC
Mundial de Ajedrez 2007
Ajedrez Online - Sala 1
Ajedrez Online - Sala 2
Foro de Ajedrez

Enlaces Recomendados

Concepto General



No se puede tener un acabado concepto del final de partida si no se conoce profundamente el final de reyes y peones solos. Esta afirmación se basa en un hecho concreto: todos los finales a los que se puede arribar en una partida pueden ser reducidos a un final de peones.

Si bien es cierto que pueden presentarse ciertos tipos de final en los que no existan peones, no es menos cierto que en la práctica corriente del ajedrez esas posiciones se producen muy raramente.

Normalmente los finales se presentan como un complejo de piezas y peones, y generalmente, es la debilidad o fortaleza de estos el factor que define la lucha. Como oportunamente iremos viendo, la técnica de los distintos finales se apoya, en su esencia, en la permanente posibilidad de reducirlos a finales de peones solos; por eso el jugador no sólo debe conocer correctamente el mecanismo de evolución de sus piezas y peones sino que también debe conocer exactamente las posibilidades que le brinda el final neto de peones para estar habilitado para provocar o responder a la importante cuestión de los cambios de piezas.

Por lo demás los finales de reyes y peones dadas las características de movilidad de sus componentes permiten en un gran porcentaje (casi el 100%) el cálculo exacto de sus alternativas, y en general su solución es matemática.

Desde que Philidor dijo “Los peones son el alma del ajedrez” hasta nuestros días el estudio analítico de este tipo de final ha sido realizado en forma exhaustiva. Y todos esos análisis han sido condensados en una serie de normas o reglas que rigen para la generalidad de los casos.

Para facilitar su estudio los hemos clasificado en forma cuantitativa, vale decir, teniendo en cuenta la cantidad de peones existentes de cada bando.

Finalizaremos esta introducción de carácter general con la enunciación de una regla espacial atinente al tablero, cuya aplicación está incluida implícitamente en las otras normas y es la REGLA DE LAS DISTANCIAS, que dice que la distancia entre dos casillas cualesquiera del tablero está dada por el mínimo número de movidas que necesita un rey para trasladarse de una a la otra, y es igual al número de casillas que el rey ocupa recorriendo el lado mayor del rectángulo que se obtiene con el encuentro de las líneas horizontales y verticales que van de la casilla de salida a aquella de llegada.


Finales de peones solos

Por ejemplo, sea determinar la distancia entre las casillas f2 y d7. Trazando el rectángulo formado por las líneas y columnas que se cruzan en ambas casillas determinamos que la distancia es igual a cinco, porque un rey colocado en f2 en cinco jugadas alcanzaría la casilla d7 y también recorrería en cinco movidas el lado mayor de ese rectángulo.

NOTA: Es evidente que no puede tenerse en cuenta, a los efectos del cálculo de la distancia, la casilla de salida porque el primer movimiento que ejecutaría un rey ubicado en f2 es llegar a la casilla f3, luego f3 es igual a uno. Además puede aplicarse un razonamiento geométrico: la distancia (concepto lineal) que existe entre dos superficies está dada por el número de veces que la unidad (lineal) está contenida en la línea que une los centros geométricos de dicha superficie.

Por ejemplo: la distancia entre las casillas A y B, tomando como unidad de medida el lado de una casilla (ya que son todas iguales geométricamente), está dada por la cantidad de veces que esa unidad está comprendida en la línea que une los centros geométricos de las casillas A y B. En este caso es igual a cinco.

Finales de peones solos

Cuando las dos casillas están sobre la misma vertical u horizontal el rectángulo se convierte en un trozo de línea o columna y la distancia es aquella que se obtiene transportando el rey de una casilla a otra. En este caso la distancia entre b7 y d7 es igual a dos.

Si en cambio, las dos casillas se encuentran en la misma diagonal el rectángulo se transforma en un cuadrado y en este caso la distancia está dada también por aquella que se obtiene recorriendo la diagonal de ese cuadrado, que coincide con la recta de unión de ambas casillas. La distancia entre g2 y d5 es igual a tres.

Finales de peones solos

Tal como está construido el tablero, las distancias varían desde un mínimo de uno hasta un máximo de siete. De todo esto, se deduce fácilmente el concepto de casillas igualmente distantes de otra. Así por ejemplo, la casilla e4 tiene ocho casillas que distan uno de ella, y son las ocho casillas colindantes, hay luego dieciséis casillas a distancia de dos y veinticuatro que distan tres. Para la distancia cuatro, por las limitaciones que impone el tablero, hay solamente quince casillas que integran la columna a y la octava línea (a1 – a8 – h8). Otro concepto importante es la distancia mínima desde una línea o columna a una casilla dada (fuera de ella). Y se determina por el menor número de jugadas que necesita el rey para alcanzar esa línea o columna. Se mide por el número de movidas (o casillas) que el rey debe ejecutar recorriendo desde la casilla en cuestión la perpendicular a la línea considerada. Sea por ejemplo, determinar la distancia mínima desde la casilla c4 a la columna del rey (columna e).

Finales de peones solos

La distancia mínima es dos (d4 y e4). Pero se observa que no todas las casillas de la columna rey distan dos de c4. Efectivamente sólo las casillas e2, e3, e4, e5 y e6 distan dos; e1 y e7 distan tres y e8 dista cuatro.

Para saber cuales casillas de una línea o columna tienen la misma distancia mínima de una casilla dada, basta trazar idealmente las diagonales que se cruzan en esta casilla. Dichas diagonales determinarán en su encuentro con la línea en cuestión dos casillas (e2 y e6) que delimitan el trozo de línea constituido por casillas equidistantes. Evidentemente si las diagonales no encuentran los límites del tablero, toda la línea está equidistante de la casilla litigio. En el diagrama anterior, por ejemplo, la columna h dista cinco de c4.

Si la casilla a la que uno quiere referirse ocupa uno de los bordes del tablero en algunos casos bastará con una sola diagonal. Por ejemplo, la distancia mínima de h5 a la columna d es de cuatro y todas las casillas de dicha columna son equidistantes. Como veremos más adelante esto tiene su aplicación en la regla del cuadrado.

Finales de peones solos

Términos y Condiciones - Contacto - Links

Webs amigas: Que Recetas  En Reparaciones  Todosobrecampo  MB TEXTIL  Futbolamil  

Copyright © 2007 Todo Ajedrez ® Todos los derechos reservados Ajedrez