Torre y Peón contra Torre
Ajedrez
Bienvenidos a

Todo Ajedrez


Inicio
Historia del Ajedrez
Reglamento FIDE
Curso de Ajedrez Gratis
Consejos Ajedrez
El Ajedrez de Mafalda
Citas del Ajedrez
Problemas de Ajedrez
Historia de los Mundiales
Anécdotas del Ajedrez
Biografías de Maestros
Jugar Ajedrez contra PC
Mundial de Ajedrez 2007
Ajedrez Online - Sala 1
Ajedrez Online - Sala 2
Foro de Ajedrez

Enlaces Recomendados

Torre y Peón contra Torre


Aunque haya excepciones, las pautas generales del final de torre y peón contra torre se pueden resumir en que el bando fuerte gana si apoya su peón pasado y consigue mantener alejado de la casilla de promoción al rey contrario, y será tablas cuando el rey defensor tenga posibilidades de acceder a la casilla de promoción o pueda colocarse delante del peón, aumentando las posibilidades de empate cuando son peones laterales, como ocurre en el siguiente diagrama:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

En esta posición tanto 1. ..., Rb8 como 1. ..., Tb1 conducen a la igualdad, como no es difícil comprobar.

Con peones centrales habrá empate cuando la torre defensiva esté en la tercera fila y el rey controle la casilla de promoción. El método consistirá en bajar la torre a la octava fila cuando el peón juegue a sexta. Veámoslo con un ejemplo (Philidor, 1777):

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. ...              Ta6

2. e5             Tb6

3. Ta7           Tc6

4. e6             Tc1!

5. Rf6            Tf1+

Y tablas por no tener escondite el rey.

Otro caso es el siguiente, en donde las blancas tienen tomada la sexta fila, por lo que alcanzan la victoria con:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. Rb6!           Rb8

2. c6              Tf8

3. Th7            Te8

4. Tb7+          Rc8

5. Ta7            Rb8

6. c7+            Rc8

Y ganan, cosa que no sucedería si las negras tuvieran, siendo mano, un tiempo para activar su torre y pudieran llevarla eficazmente al juego, pues seguiría:

1. ...              Tg1

2. Rc6           Tg8!

3. Rb6           Tg1

Y alcanzamos la posición de tablas del diagrama anterior

Queda claro, pues, que el juego con las torres se basa en su actividad y en la posibilidad de mantener ocupado al rey enemigo, no dejando que participe en la lucha de las casillas que interesan. Como siempre, hay que tener en cuenta, además de la propia promoción del peón, las posibilidades de mate que se den, pues el rey débil debe, normalmente, situarte en el límite del tablero, por donde ya no hay escape posible, por lo que la torre defensiva deberá también estar atenta para evitar un disgusto de este tipo, cuando el rey fuerte llegó ya a la sexta línea, cortando, con la colaboración del peón, las salidas hacia adelante del rival.

Veremos ahora, como puede el rey fuerte resguardarse de los jaques cuando ya llegó con su peón a séptima, apoyándolo, y el enemigo no tiene acceso a la casilla de coronación. En estos casos, lo normal es que no haya empate, siempre que se aplique una técnica correcta.

El siguiente caso, (Lucena, 1497) muestra una de estas posiciones, en el puede verse la forma de hacer un puente con la torre para evitar molenstas del enemigo.

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

La operación es la siguiente:

1. Tg1+          Rh7

Aparta el rey.

2. Tg4!           Td1

Primer paso para formar el puente.

3. Rf7             Tf1

4. Re6            Te1+

5. Rf6             Tf1+

6. Re5+          Te1

7. Te4!

Y el rey puede atacar la torre jaqueadora, haciéndole perder un tiempo, con el que corona el peón.

Un caso análogo es este otro (Genovino, citado por Salvio en 1634), donde el blanco parece tener cortadas las salidas y, consecuentemente, las negras controlan la situación.

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

El objetivo será, entonces, descolocar las piezas perturbadoras y disponer adecuadamente las propias. Jugando las negras, como tienen la mejor disposición de piezas a la que pueden aspirar, hacen un movimiento de espera,

1. ...              Th3

Intentando ganar la cuarta fila con Th4 sigue 2. Te1+, Rd7; 3. Rf7, Tf4; 4. Rg6, Tg4+; 5. Rf6, Tf4+; 6. Rg5.

2. Tf4            Th1

3. Te4+          Rd7

4. Rf7            Tf1+

5. Rg6           Tg1+

6. Rh6           Th1+

7. Rg5           Tg1+

8. Tg4

Ahora analizaremos las posibilidades de llegar a alguna de estas posiciones desde otras con el peón más retrasado.

Cherón, en 1927, enunció las reglas del cinco y del seir, diciendo que con un peón central o de alfil, ganará el bando fuerte si la suma del número de fila del peón y el número de columnas que lo separan del rey enemigo cortado es mayor de seis. Dicho de una forma más sencilla, el peón tendrá que tener el rey enemigo más lejos cuanto más retrasado esté; conociendo las maniobras, puede hacerse una valoración intuitiva. Por ejemplo, en el siguiente diagrama el peón ocupa la cuarta fila, estando separado del rey rival por dos columnas, por lo que tiene la posibilidad de ganar:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. Rc4           Tc8+

2. Rb5           Td8

Lo primero es adelantar el rey todo cuanto sea posible.

3. Rc5           Tc8+

4. Rb6!          Td8

5. Td1            Rf7

Aprovechando el alejamiento del enemigo la torre apoya el avance.

6. Rc7           Td5

7. Rc6           Td8

8. d5             Tc8+

9. Rd7           Tc2

10. d6            Tc3

11. Rd8          Tc2

12. d7

Llegando a la posición siguiente, similar a la anterior donde ganaba el blanco.

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

Veremos también el caso contrario (N. Kopajew), con el peón en tercera y el rey separado dos columnas (3 + 2 = 5), dándose tablas por llegar el rey negro a tiempo de intervenir:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. Rc3           Tc8+

2. Rb4           Td8

3. Rc4           Tc8+

4. Rb5           Td8

5. Td1           Rf6

6. d4             Re7

7. Rc6           Tc8+

Y tablas, pues el rey tiene acceso a la casilla de promoción y la torre coopera en la defensa.

El siguiente diagrama corresponde al peón de caballo, y puede verse que las blancas no ganan por falta de espacio para la maniobra, pues tienen que pasar por delante de su peón:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. Ra4           Ta8

2. Rb5           Tb8+

3. Ra5           Ta8+

4. Rb6           Tb8+

5. Rc5           Tc8+

Y tablas, pues el rey negro tiene cortado el acceso por d5. Estas son sólo algunas maniobras útiles, tanto para el ataque como para la defensa. De todas formas, como ya se dijo antes, las posiciones puntuales pueden no responder a la realidad.

Un caso aparte es el peón de torre, con el que las posiciones de tablas son más frecuentes y con métodos peculiares para ganar. La regla es que si el peón puede llegar a séptima con cuatro o más columnas de separación del rey defensor, gana, siendo empate en caso contrario. Un ejemplo de esto es el siguiente (R. Fine, 1941), donde ambos reyes están cortados, pero cumpliéndose la regla de la victoria, materializada de la siguiente forma:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. Th1           Re7

2. Th8           Rd6

Con Rd7 el blanco escapa por b7-a6-b6-c5.

3. Tb8           Ta2

4. Rb7           Tb2

5. Rc8           Tc2+

6. Rd8           Th2

Amenaza mate.

7. Tb6            Rc5

8. Tc6+          Rb5

9. Tc8            Th8+

Protege a8 y hace un bunker para el rey.

10. Rc7          Th7+

11. Rb8

Y hay que entregar la torre.

Un caso con final distinto es el próximo (A. Cherón) donde sólo hay tres columnas de separación, por lo que deben ser tablas si se juega correctamente:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. Th2           Rd7

2. Th7+         Rc6

3. Th8           Rc7!

El rey llega a su objetivo.

4. Tb8           Th1

5. Tb7+         Rc8

6. Tb4           Tc1!

Impide el desalojo del rey de la columna.

7. Tb8+         Rc7

8. Tb7+         Rc8

Y tablas.

Cuando la torre defiende al peón por delante, las posibilidades de victoria pasan por dar un jaque y mantener defendido el peón en el momento de promocionar, cosa que evita la defensa teniendo el rey en la segunda fila y cercano al peón o en las casillas de torre y caballo opuestas evitando que la torre de jaque cuando el negro coma el peón. Este caso se representa en el siguiente ejemplo, donde el rey está en el centro y pierde rápidamente:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. Th8           Ta7

2. Th7+

Caso contrario (S. Tarrasch, 1908) la torre negra no deja al rey defender el peón, fustigándolo con jaques, por lo que la torre no puede moverse:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. Rb6           Tb1+

2. Ra6           Ta1+

3. Rb7           Tb1+

4. Rc6           Ta1

Y tablas.

Por último veremos un caso de torre bloqueadora, que pierde gran parte de su valor. La torre del ataque, por su parte, interviene decisivamente en la lucha obligando al rey de la defensa a perder muchos tiempos para acercarse al peón, teniendo que hacer un movimiento en L en vez de ir in diagonal, por lo que el blanco puede situarse correctamente, a pesar de estar en el otro extremo del tablero:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. Ta3!          Rd2

Corta el paso al rey a la vez que defiende el peón.

2. Rg3           Rc2

3. Rf4            Rb2

4. Ta6!          Rc3

El rey tiene que continuar la persecución.

5. Re5           Rb4

6. Rd6           Rb5

7. Ta1           Rb6

8. Tb1+         Ra6

Si 8. ..., Ra7; 9. Rc7.

9. Rc7           Ta7+

10. Rc6

Y las negras no pueden evitar perder la torre o recibir mate.


Volver a Curso de Ajedrez



Términos y Condiciones - Contacto - Links

Webs amigas: Que Recetas  En Reparaciones  Todosobrecampo  MB TEXTIL  Futbolamil  

Copyright © 2007 Todo Ajedrez ® Todos los derechos reservados Ajedrez