La Torre en las constelaciones amplias de peones
Ajedrez
Bienvenidos a

Todo Ajedrez


Inicio
Historia del Ajedrez
Reglamento FIDE
Curso de Ajedrez Gratis
Consejos Ajedrez
El Ajedrez de Mafalda
Citas del Ajedrez
Problemas de Ajedrez
Historia de los Mundiales
Anécdotas del Ajedrez
Biografías de Maestros
Jugar Ajedrez contra PC
Mundial de Ajedrez 2007
Ajedrez Online - Sala 1
Ajedrez Online - Sala 2
Foro de Ajedrez

Enlaces Recomendados

La Torre en las constelaciones amplias de peones


Llamamos constelaciones a las falanges en las que intervienen tres o más peones; y veremos aquí como depende la partida de su estructura. Las pautas más importantes para este tipo de finales vienen dadas por las reglas de Spielmann, ligeramente modificadas, y Tarrasch que, respectivamente, dicen lo siguiente:

.- La torre debe emplearse con la máxima actividad, tanto en el ataque como en la defensa, teniendo menos probabilidades de éxito las actitudes pasivas.

.- La posición correcta de las torres es detrás de los peones pasados, pues aumentan su campo de acción con los avances que se produzcan.

En cuanto a lo relativo al material, en igualdad, la partida será tablas, excepto si hubiera fuerte desequilibrio posicional, mientras que un peón de ventaja tiene distintas perspectivas: será empate cuando estén todos en el mismo flanco, excepto en el caso de que el más alejado de la banda esté pasado, que tiene muchas posibilidades de promocionar; tendrá también mejores perspectivas un peón de más cuando haya dos flancos a los que atender, y las probabilidades de ganar aumentan también con el número de peones. Las diferencias posicionales vendrán dadas por la situación del rey, la dominación de las columnas abiertas, la ya mencionada actividad de la torre, la presencia de peones fácilmente atacables y la existencia de una cadena excesivamente fragmentada. Como ya se mencionó, la cadena es mejor cuanto menos grupos la constituyen.

El siguiente es un ejemplo muy instructivo de como aprovechar la ventaja de la actividad de la torre o, mejor, la pasividad de la adversaria (Bogoljuboff - Wagner, Bremen, 1927):

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. Rg4           Rd6

2. Rf5            h5?

Crea una debilidad, mejor era 2. ..., h6!, aunque el blanco debe imponerse provocando una ruptura con los peones en h2-f4-g5, para poder pasar el de h, aprovechando la disposición de las piezas negras)

3. h4!            Rd5

El blanco fija la debilidad.

4. Rg5           Re6

5. f5+            Re5

6. Ta2           Th8

7. Ta5+         Re4

8. Ta7           Tf8

9. Te7+         Rd5

10. Rh5

Ganando.

Naturalmente, no se pudo defender h5 con g6 por dejar entradas al enemigo por las casillas negras.

A continuación veremos como es posible parar el avance con un peón de menos teniendo una posición sana. El siguiente diagrama corresponde a un final de Duras-Capablanca, la mejor estructura defensiva del bando débil es con los peones en f2-g3-h4.

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

Al no haber diferencias posicionales decisivas, el peón no alcanza para ganar, jugando con precisión:

1. Ta7            h5

La torre ocupa la séptima fila.

2. g3              h4

Quiebra la cadena de peones e impide la disposición óptima señalada anteriormente.

3. gh4            Th4

4. Rg2            e5

5. Rg3            Td4

6. Ta5            f6

7. Ta7            Rg8

8. Tb7            Rh7

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

9. Ta7            Rg6

10. Te7          Td3+

Gana un tiempo en la colocación de la torre.

11. Rg2          Td5

12. Rg3          f5

13. f3!

Y se alcanzan las tablas pues el peón no deja avanzar bastante la cadena de peones negra.

La defensa debe tener cuidado para no llegar a posiciones como la del siguiente diagrama (Matveevoin - Rapoport, URSS, 1983), donde se fuerza un cambio de torres ventajoso para el bando fuerte:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. e6!             Te6

2. Te6            fe6

3. h3              Rf7

El blanco obliga a jugar el rey y prepara la ruptura

4. Rh6            Rf6

5. g4!             h4

6. g5+            Rf5

7. Rg7            Rf4

8. Rg6            e5

9. Rf6             e4

10. g6             e3

Gana un tiempo en la colocación de la torre.

11. g7             e2

12. g8=D         e1=D

13. Dg4+         Re3

14. De6+

Con un peón pasado de ventaja en el flanco contrario a la cadena de peones principal, las posibilidades de la defensa dependen de los puntos vulnerables que tenga. En la partida L÷wenfisch - Smislov) aparece una buena configuración de peones, pues sólo hay un punto atacable, g6, que es el que soporta la estructura, la torre está por detrás del peón cortando al rey, y no hay jaques buenos para las blancas; la defensa se basa en la actividad y en el contrajuego:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. a6              Rf7!

A Rh7 sigue 2. Ta7+, encerrando al rey.

2. Re2            Rg7

3. Rd2            Tg3

4. Tb8            Ta3

5. Tb7+           Rf6

6. Tb6+           Rg7

7. Rc2             g5!

8. fg5              f4

9. Rd2             f3

10. Tb7+         Rg6

Gana un tiempo en la colocación de la torre.

11. a7             Ta2+

12. Re1           Rf5

13. Tf7+          Rg6

14. Tf3            Ta7

Y no pueden ganar dos peones contra uno en el mismo flanco.

El próximo esquema presenta el caso contrario al anterior, donde los peones están fijos pero ahora son dos los que soportan la estructura por lo tanto, existen dos puntos vulnerables, (L÷wenfisch - Smislov):

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

La partida siguió así:

1. a7!             Rh7

2. Rf1             Rg7

3. Re1            Rh7

4. Rd1            Rg7

5. Rc1            Rh7

6. Rb1            Ta6

7. Rb2            Rg7

8. Rb3            Rh7

9. Rb4            Rg7

10. Rb5          Ta1

11. Rb6           Rh7

12. Rc7           Rg7

13. Rd7           Rh7

14. Re6

Ganando.

Analizaremos ahora algunas ventajas que, con muchos peones y dos flancos son más fáciles de materializar. En el siguiente cuadro (L÷wenfisch - Lissitzin, Moscú 1925) aparece un peón negro débil en f5 con mayor dominio de espacio del blanco, siguiéndose:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. ...                Tf7

No hay posibilidad de deensa activa porque el blanco entra por el flanco de dama.

2. h4!              Tg7

3. h5               Tg4+

El blanco con h5 quita una casilla importante para el rey. Si ahora el negro jugase Tg5 sigue 3. Tf3, Th5; 4. Th5, y el final de peones está ganado.

4. Rf5             Ta4

Hay que eliminar el flanco más débil.

5. Tc7+           Rg8

6. Rg6            Tg4+

7. Rh6            Tg3

8. Ta7             Tb3

9. Tb7             Tb5

10. Rg6           Rf8

11. h6             Te5

12. Tb8+

El caso contrario donde la ventaja es de material se puede ver en el siguiente diagrama (Maroczy - Walter, Gyor, 1924):

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. g4               Tc6

2. Td3             Tc2

3. Te3+           Rf7

4. Te2             Tc6

5. h4               Ta6

6. b3               Tc6

7. h5               Tc3+

El rey blanco debe llegar a f5, por lo que este jaque es de ayuda.

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

8. Re4            h6

9. Rf5             Tc7

10. Te4          Tc5+

11. Te5          Tc2

12. Td5!         Tc7

13. b4            a6

14. g5            hg5

15. fg5           Te7?

Está perdido, pero mejor era g6+.

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

16. g6+           Re8

17. Te5           b6

18. Te6           a5

19. h6!

La posición siguiente (Marshall - Tschigorin, Barmen 1905), se da con frecuencia en el gambito de dama aceptado si las blancas, en el medio juego, no consiguen que el peón aislado se pueda activar. Steitnitz y Capablanca consideraban que el blanco estaba peor para el final, y el remate de la partida les daba la razón:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. ...               Re6

2. Tb3            Rd5

3. Td3            f5

4. h3              h5

5. Re2            Td4

6. Tc3            Te4+

7. Rd2            h4

8. Tc7             hg3

9. Tg7            Tf4

10. Tg3           Re5

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

11. Re2          Tc4

12. Tg6           Ta4

13. Tg3           f4

14. Tb3           Tc4

15. Rd1           Re4

16. h4             f3

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

17. Re1          Rf4

18. h5            Tc1+

19. Rf2           Tc2+

20. Re1          Rg3

Y negras ganan.

En el próximo ejemplo (Alekhine - Euwe, 1935), la superioridad de las blancas se basa en los siguientes puntos:

Tienen un peón más en el flanco alejado.

Su rey tiene más posibilidades de dominar el centro.

Las negras tiene un peón doblado en g.

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

La partida continuó:

1. Td7         Tc8

2. Ta7         Tc3

3. Ta8+       Rh7

4. a4           Tb3?

5. b5           g5

6. Re2         e5

Para actuar en el flanco de dama.

7. Rd2         f6

8. Rc2         Tb4

9. Rc3         Td4

10. Ta6       Rg6

11. Tb6       Ta4

12. Ta6       Td4

13. b6

Ganando.

Mejora de Lasker y Grigoriev:

1. Td7         Tc8

2. Ta7         Tc3

3. Ta8+       Rh7

4. a4           e5!

5. b5           f5

6. Te8         Tc4

7. Te5         Ta4

8. Te6         Ta2+

9. Rg3         g5

10. Tb6       Tb2

11. Tb8       Rg6

12. b6         Rf6

13. b7         Rg6

14. f4          Tb3+

15. Rf2        gf4

16. h4         Rh7

17. h5         g5

18. gh6       Rg7

Y las blancas, aún limpiando la columna f, no ganan.

Pero todavía se puede superar:

1. Td7         Tc8

2. Ta7         Tc3

3. Re2!        Tc2+

4. Rd3         Tg2

5. Rc4         Th2

6. Rb5         Tf2

7. Rb6         Tf3

8. Rc5          g5

9. b5            g4

10. b6

Con ventaja blanca, pues entra en jaque.

Veremos ahora la posición de una partida de Capablanca - Tartakower, Nueva York, 1924, los dos bandos tienen que trazar proyectos activos, pero el ataque blanco es más rápido y por lo tanto, efectivo, gracias a la buena colocación de su rey y el confinamiento del rey rival:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. Rg3!!         Tc3+

Es evidente que no se puede defender el material.

2. Rh4           Tf3

3. g6!            Tf4+

4. Rg5           Te4

5. Rg6           Rg8

Utiliza el peón negro de cobertura.

6. Tg7+         Rh8

7. Tc7           Te8

8. Rf5            Te4

Ya se puede comer.

9. Rf6            Tf4+

10. Re5         Tg4

11. g7+         Rg8

El final de peones estaría perdido para el negro.

12. Ta7         Tg1

13. Rd5         Tc1

14. Rd6         Tc2

15. d5           Tc1

16. Te7         Ta1

17. Rc6         Ta4

18. d6

Y las negras abandonan.

Para terminar con los finales de torre vamos a ver un ejemplo de la extraordinaria técnica de Rubinstein en la última fase de la partida jugada en Carlsbad, 1911, contra Alekhine.

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

La valoración de la posición es la siguiente:

El peón de b5 bloquea el flanco de dama negro y proporciona un punto de apoyo seguro para la torre.

El peón de d5 está aislado y los peones del flanco de rey negros debilitados.

La torre negra tiene dificultades para activarse.

Con todo esto, Rubinstein ideó su plan para ganar:

a) Evitar la jugada a6 del negro.

b) Procurar que la torre negra, ocupada en la defensa de los peones, no intervenga en la lucha.

c) Romper en el flanco de rey para la penetración del Rey blanco.

d) Conseguir una ventaja de material que permita la liquidación.

La partida siguió de esta forma:

1. f3!            Te8

El blanco busca un final de peones mejor, impidiendo al negro cambiar las torres.

Si 1. ..., Tc8; 2 Tc8, Rc8; 3. e4, fe4; 4. fe4, de4; 5. g4!, Rd7; 6. Re3, Re6; 7. Re4 y ganan blancas;
1. ..., a5; 2. Tb6, a4; 3. Ta6!.

2. Rd3          Te7

3. g4            Te6

4. Tc1          Te7

5. Th1          Re6

6. Tc1          Rd7

7. Te1          Tf7

8. Ta1          Rd6

9. Tc1          Rd7

10. Tc6        Tf8

11. Re2!       Tf7

Camino a g5.

12. Rf2         Tf8

13. Rg3        Te8

14. Tc3         Te7

15. Rh4!        h6

16. Rg3!        h5

Amenaza Rf2, Tc1, Tg1, gf5, Tg6 y Tf6.

17. Rh4!        Th7

18. Rg5!         fg4

19. fg4           hg4

Si 19. Rg6?, g3!; 20. Rh7, g2; 21. Tc1, h4; y ganan negras.

20. Rg4         Th1

Se está materializando la ventaja blanca.

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

21. Rg5         Tb1

22. Ta3         Tb5

23. Ta7+       Td6

24. Rg6         Tb3

25. f5            Te3

26. f6            Tg3+

27. Rh7         Tf3

28. f7            Tf4

29. Rg7         Tg4+

30. Rf6!         Tf4+

31. Rg5!        Tf1

32. Rg6         Tg1+

Con idea de jugar Ta8.

33. Rf6          Tf1+

34. Rg7         Tg1+

35. Rf8          Td1

36. Re8         Te1+

37. Rd8         Tf1

38. Td7+        Rc6

Si Re6 sigue Re8.

39. Re8          Tf2

40. Te7!         Rb5

41. Tc7!

Y la lucha termina en la siguiente posición, pues cae d5 y las piezas negras están atadas. Es interesante la serie de movimientos del rey blanco, mejorando siempre su posición y deteriorando la posición negra.

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

Volver a Curso de Ajedrez



Términos y Condiciones - Contacto - Links

Webs amigas: Que Recetas  En Reparaciones  Todosobrecampo  MB TEXTIL  Futbolamil  

Copyright © 2007 Todo Ajedrez ® Todos los derechos reservados Ajedrez