Peones Centrales
Ajedrez
Bienvenidos a

Todo Ajedrez


Inicio
Historia del Ajedrez
Reglamento FIDE
Curso de Ajedrez Gratis
Consejos Ajedrez
El Ajedrez de Mafalda
Citas del Ajedrez
Problemas de Ajedrez
Historia de los Mundiales
Anécdotas del Ajedrez
Biografías de Maestros
Jugar Ajedrez contra PC
Mundial de Ajedrez 2007
Ajedrez Online - Sala 1
Ajedrez Online - Sala 2
Foro de Ajedrez

Enlaces Recomendados

Peones Centrales


En este capítulo veremos las posibilidades que ofrecen las estructuras con peones centrales avanzados, aislados o no, y las precauciones qeu deben tomar ambos bandos en la lucha. Resulta fundamental en este tema el dominio o la estabilidad del centro, ya que, cuando el adversario tiene posibilidades en este sector, no se debe iniciar nunca un ataque de flanco. También hay que estar atento, cuando el centro está estabilizado, a la velocidad del ataque o contraataque, para poder valorar si es posible la contraofensiva o hay que buscar medios de defensa; a este respecto hay que decir también que resulta más peligroso el ataque al rey que el ataque en el flanco, pues el éxito de aquel supone la ganancia de la partida, mientras que en el flanco solo ventaja de material, por lo que, una vez finalizada la operación, el rival puede tener algún tiempo que le permita terminar su trabajo.

La cuña en e5

La estructura en el siguiente diagrama permite el ataque sobre el flanco de rey negro, pues, en primer lugar, las blancas disponen de las casillas e3 y e4 para situar sus torres y trasladarse a columnas operativas, por delante de sus propios peones; en segundo lugar, pueden instalar sus piezas en g4 y h5, pues el intento de desalojo con la infantería provocaría debilidades en el enroque y, finalmente, el peón de e6 impide que el alfil de dama negro domine la diagonal, incidiendo en el desarrollo de las demás piezas al restar espacio.
  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

Las negras, en estos casos, deben disponer de contrajuego en el centro o en el flanco de dama, ya que la defensa pasiva, como veremos más adelante, tiene muy poco futuro.

La continuación sería la siguiente, intentando siempre llevar las piezas lo más rápido posible al flanco de rey, por los puntos de acceso antes mencionados:

1. De4           Dc7

2. Tf-e1         Cf8

3. Dg4           b6

El alfil tiene que dejar paso a la torre.

4. Dh5           Ab7

La dama llega a una de las casillas fundamentales del ataque.

5. Te4           Ab4

6. Tg4           Ac3

Elimina una de las piezas que se incorporaría al ataque por e4.

7. bc3           Rh8

8. Cg5           Te7

9. Ce4           Td8

10. Td3          c5

El contraataque no llega a tiempo, pero tampoco hay mucho que hacer.

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

11. Cf6          Cg6

Si toman el caballo, las columnas abiertas decidirían de inmediato.

12. Th3

Y las negras abandonan.

Pero no siempre tiene que ganar el bando que posee la cuña en e5, a continuación veremos la partida (Chandler - Vaganian, Leningrado, 1987) donde el negro permite el puesto avanzado a cambio de contrajuego en otros sectores del tablero.

1. e4             e6

2. d4             d5

3. Cc3           Cf6

4. e5             Cf-d7

El blanco ya tiene un puesto avanzado.

5. f4              c5

El tema de la apertura empleada es el contraataque en el flanco de dama.

6. Cf3            Cc6

7. Ae3           Db6

8. Ca4           Da5+

9. c3              c4

10. b4            Dc7

11. Ae2          Ae7

12. 0-0            0-0

Es posible enrocar por este lado porque las blancas no tienen la facilidad del caso anterior para atacar al rey.

13. De1

La ofensiva en el flanco está por comenzar.

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

13. ...              b5

14. Cc5           a5

El negro no pierde tiempo, mientras el blanco todavía está lejos de armar el ataque.

15. a3             Cc5

En este momento, puede decirse que las negras igualaron la partida.

16. bc5!?         Ad7

Si 16. dc5, Ad7; 17. Cd4, Cd4; 18. Ad4, ab4; (ó Ta6, tablas) 19. ab4, Ta1; 20. Da1, Db7, mantendría la igualdad.

17. Ad1           f5

18. ef6            Af6

19. Ac2           Ta-b8

Ahora se vé el objetivo de la jugada 17, llevar las piezas al ataque y controlar la diagonal.

No para el contraataque.

20. Tb1           Ae8!?

Con idea de llevarlo a g6, si es posible.

21. Dg3           Dd7

22. Ce5           Ae5

De nuevo permite la cuña.

23. fe5

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

Llegado a este punto vemos que las blancas tienen dos alfiles apuntando al enroque, la dama y una torre, que lucha por la columna abierta; en tanto las negras tienen controlada la defensa de su rey y poséen contrajuego en el flanco de dama.

23. ...              Ah5!

Única forma de no perder la columna.

24. Ah7+         Rh7

La liquidación no favorece al blanco, pero su ataque ya estaba controlado.

25. Dh4           Tf1+

26. Tf1            De8

27. g4             Dg6!

Obliga a cambiar las damas.

28. Dh5+         Dh5

29. gh5           b4

Las negras con su flanco de dama están mejor, además, el caballo bloquea al peón pasado blanco y participa en la contienda, mientras el alfil está obstaculizado por los propios peones.

30. cb4           ab4

31. ab4           Tb4

La torre entra en juego sobre el final.

32. Tf7            c3

33. h6

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

34. ...              Cd4!

El rey alcanza para detener al peón pasado.

34. Tg7            Rh8

35. Tf7             Cf5

Cierra la columna.

36. Tf8             Rh7

37. Tf7             Rg8!

Provoca el avance del peón que quedará debilitado.

38. h7+            Rh8

39. Rf2             Ce3

Ag5 es contestado con 39. ..., Tg4.

40. Re3            Tc4

Y las negras ganan en pocas jugadas más.


Superioridad en el centro o en el flanco

La cesión de la superioridad de peones en el centro a cambio de una mayoría en el flanco, como siempre, tiene ventajas y problemas. El siguiente diagrama resulta ilustrativo de lo que se quiere analizar, pues las blancas tienen superioridad central mientras las negras pueden conseguir un peón pasado en el flanco de dama.

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

Las blancas tendrán más posibilidades de éxito si pueden realizar con garantías el movimiento e4, pues formarán fácilmente la cadena d4-e5, que paraliza a las negras, o logran un peón pasado avanzado; por su parte, las negras tratarán de impedirlo y situarse en d5, impidiendo la actividad en el centro. Como ya vimos un ataque de flanco correctamente llevado, veremos ahora el ataque con peones centrales.

En la partida (Tarrasch - Spielmann, Nuremberg, 1910) las negras tienen, aparentemente, una buena ofensiva de flanco, con los peones de b y c adelantados y amenazadores.

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

Sin embargo, el descuido del centro, permitiendo las maniobras blancas, lleva a la pérdida de la partida:

1. e4              b3

2. Ab1           Ab4

3. Ag5           Dg6

Ag5 obliga a las negras a desligarse de las otras piezas.

4. Ad2           Ad2

Tarrasch opina que las piezas de las negras están sometidas al ataque, por lo que una parte de ellas deberá ser cambiada, y otra parte retirada, con lo que los hasta hace poco poderosos peones quedan indefensos y se convierten en objetivo del adversario.

5. Dd2           Cc6

6. d5             Cd8

d5 es mucho mejor que abrir diagonales al alfil con e5.

7. Ce5           Dh5

8. Cc4           O-O

9. Cb6           Ta7

10. Ta3

Y las blancas ganan dos peones, dominan el centro y sus piezas tienen mayor mobilidad por lo que la partida no tardó en volcarse a su favor.


El peón aislado en el centro


Todo peón aislado constituye una debilidad en la posición, pues, al ser atacado, paraliza las piezas necesarias para otras actividades del juego. Este debilitamiento es más notorio si el peón se encuentra en el centro, pues al aumentar la presión sobre él, también se apunta hacia escaques centrales, por lo que la presión sobre el peón es presión sobre toda la posición. Pero como siempre, no todas son desventajas. La posibilidad de avanzar el peón aislado es siempre deseable, porque no solo se elimina una presión molesta, sino que el bando que lo posee abre diagonales, ganando espacio y actividad de las piezas. El avance es aconsejable cuando se está más adelantado en la apertura, se tienen las piezas mejor situadas o pueden ser mobilizadas fácilmente tras el adelantamiento. El peón aislado puede contribuir al ataque, y este es el fin que debe buscarse, aprovechando los puntos de apoyo en e5 y c5 (en el caso del peón blanco d) y las columnas libres que tiene a su lado, pues su debilitamiento aumenta al aproximarse a la fase final de la partida.

En estas posiciones, lo usual es que el bando que no tiene el peón trate de bloquearlo o paralizarlo, al mismo tiempo que deberá cambiar todas las piezas enemigas activas, mientras que el plan para el bando que posee el peón será ejecutar un ataque de flanco, normalmente en el de rey, o abrir el juego con el avance.

Veremos el siguiente ejemplo (Zukertort - Steinitz), donde se jugó:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. Df3           Ae8

2. Ah4          Cc3!

Una maniobra muy utilizada en este tipo de situaciones: las negras parecen liberar al rival del peón aislado, pero lo que hacen es crear un centro colgante con dos peones, c3 y d4, débiles.

3. bc3           Dc7

4. Tf-e1         Ta-c8

5. Dd3           Cd5!

6. Ae7           De7

La simplificación de piezas activas.

7. Ad5           Td5

8. c4             Td-d8

9. Te3            Dd6

10. Td1          f6

11. Th3          h6

12. Cg4          Df4

13. Ce3          Aa4

14. Tf3           Dd6

15. Td2          Ac6

Las blancas no pueden actuar armónicamente.

16. Tg3          f5

17. Tg6          Ae4

18. Db3          Rh7

19. c5            Tc5

20. Te6          Tc1+

21. Cd1          Df4

22. Db2          Tb1

23. Dc3          Tc8

24. Te4          De4

Y ganan negras.

Mucho más sutil fue la lucha que mantuvieron Karpov - Kasparov en Sevilla (1987), donde se llegó a la siguiente posición y siguió:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. d6!?         h6!

El peón tan adelantado y defendido resultará más débil, pero también más molesto, al controlar casillas importantes del campo negro.

Con h6 el negro hace una jugada tranquila, profiláctica, que defiende el punto g5, donde el alfil y el caballo blancos tendrían una magnífica posición.

2. h3           Cb4

3. Af4          Cd7

Si 3. Dc5 pierda calidad con 3. ..., Cc2. 3. ..., Cd7 bloquea el peón.

4. Td2          a6

5. Db3!         b5

Va en busca de apoyar el puesto avanzado desde la retaguardia, mientras el negro busca contrajuego de flanco.

6. Dd1          c4

7. a4           Cc5?!

Era importante Tb8, pues la torre apoyaría muchísimo el ataque, preparando la acción del caballo.

8. ab5          Cc-d3

Si 8. ..., Cb3; 9. Ta4!, Cd2; 10. Tb4, Ce4!; 11. Cd5!, Cd6; 12. b6, y las blancas tienen iniciativa.

9. Ad3          Cd3

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

10. Td3!         cd3

Karpov realiza un necesario y efectivo sacrificio de calidad para recuperar la iniciativa, recuperando también protagonismo el peón de d6.

11. Cd5         ab5

12. Ce7!         Rh7

Si 12. Ta8, Da8; 13. Cc7, De4!; beneficia a las negras.

13. Ta8         Da8

14. Cf5          gf5

15. Dd3         De4

16. Db5         Ta8

17. Ab2         Td8

Si 17. Ag3?, f4!; 18. Ah4, Ta1; 19. Rh2, Db1; con mate.

18. Dc5         De6

19. Af4          Ab2

20. Ch4         Af6!

Refuerza los escaques negros, vitales para la defensa del rey.

21. Df5          Df5

La partida está ahora igualada.

22. Cf5          h5

23. g4           hg4

24. hg4          Rg6

25. Rg2          Ab2

26. Ce7          Rf6

27. Cc6          Td7

28. Cb8          Td8

29. d7          Re6

30. Rf3          Aa3

Y tablas.


Volver a Curso de Ajedrez



Términos y Condiciones - Contacto - Links

Webs amigas: Que Recetas  En Reparaciones  Todosobrecampo  MB TEXTIL  Futbolamil  

Copyright © 2007 Todo Ajedrez ® Todos los derechos reservados Ajedrez