Despeje de Espacio
Ajedrez
Bienvenidos a

Todo Ajedrez


Inicio
Historia del Ajedrez
Reglamento FIDE
Curso de Ajedrez Gratis
Consejos Ajedrez
El Ajedrez de Mafalda
Citas del Ajedrez
Problemas de Ajedrez
Historia de los Mundiales
Anécdotas del Ajedrez
Biografías de Maestros
Jugar Ajedrez contra PC
Mundial de Ajedrez 2007
Ajedrez Online - Sala 1
Ajedrez Online - Sala 2
Foro de Ajedrez

Enlaces Recomendados

Despeje de espacio


Este capítulo está dedicado a la limpieza de espacio con el fin de mejorar el ataque, es decir, la eliminación de las piezas que no intervengan directamente en la lucha y, de esta manera, liberar las casillas importantes para aquellas que actúan directamente en la lucha final, que serán las que trabajan a distancia: dama, alfiles y torres. La importancia del capítulo radica en observar como la entrega de material puede transformarse en la plena actividad de la pieza idónea para llevar el ataque, al tiempo que atrae al rey a la posición óptima para rematar la lucha. El capítulo está dividido en cuatro partes: despeje de espacio en general, limpieza de una diagonal, de una columna, y de columna y diagonal simultáneamente.


Despeje de Espacio

En el siguiente diagrama (Marshall - Kupchik, USA, 1926) el blanco domina una peligrosa columna sobre el enroque enemigo; al mismo tiempo se puede comprobar que la dama en g3 tendría amenazas de descubierta ya que la dama negra está en la misma diagonal, por lo que la partida se resuelve desalojando la casilla correspondiente:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. Tg7!           Rg7

2. Dg3+          Rh8

3. Cg6+

Ganando la dama.

En este otro caso, (Ivkov - Portisch, Bled, 1961) las blancas deben aprovechar la situación expuesta del rey negro; como no puede salir por la columna b, y los escaques a6 y a4 son controlables, el final de la partida llega al encontrar la forma de atacar a5:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. Tc6+!         Ac6

Obligada.

2. Cc5            Ra5

3. Ac7++.

Cabe señalar que es la mejor coordinación de las piezas blancas lo que decide la partida.

La siguiente partida (Georgadze - Kuindzi, URSS, 1973) constituye un ejemplo excepcional, pues la pieza a la que hay que proporcionarle espacio es al peón, explotando la imposibilidad del rey blanco para mover, jugando:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. ...              Df2+!

2. Df2            Th5+!!

3. Ah5           g5++

Este caso demuestra que no siempre la liberación de espacio es inmediata, pues hubo que desclavar primero la torre para, posteriormente, abrir camino al mate.

De todas formas, las maniobras tácticas no tienen siempre por objetivo directo el rey, pudiendo aprovechar la deficiente colocación de otras piezas, como la dama en la siguiente partida (Botvinnik - Stepanov, URSS, 1931), que terminó con:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. Af7+          Tf7

2. Cc4

Capturando la dama.


Apertura de diagonal

El despeje de una diagonal puede ser para dar juego a un alfil o bien para que la dama pueda acceder a una casilla con efectividad. En la partida (Razmyslovyc - Fisman, URSS, 1978) el flanco de dama negro está en situación de salida, con graves problemas de desarrollo, y el de rey desguarnecido, al tiempo que el alfil blanco está entorpeciendo la llegada de la dama a h7 para explotar las deficiencias de la posición adversaria, la partida siguió:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. Ad5+

Y el mate es inevitable.

En la partida (Gutman - Gajdarov, URSS, 1978) las blancas aprovechan el dominio de la columna d y la mala posición de la dama negra, debido a la escasez de espacio:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. e5!            de5

Cualquier otra jugada pierde pieza.

2. Ac5

Y cae la dama.

La combinación para ganar en la siguiente partida (Selesniev - Panov, URSS, 1929) consiste en abrir el camino a la dama y eliminar la defensa del punto b1, aprovechando la amenazante disposición de los alfiles negros. La partida terminó así:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. ...              Te2!

2. Te2            Ag2+

3. Dg2           Db1+

Y mate a la siguiente.

En la partida (Karpov - Csom, BadLauterberg, 1977) lo que resulta fundamental para las blancas es la utilización de las casillas h2 y g3, debido a la imposibilidad de las piezas negras de acudir a la defensa y al dominio de la séptima fila, por lo que abandonaron ante:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. Cf5

Todas las variantes conducen al mate.

Si:

1. ...              Cd7

2. Dh2+         Rg8

3. Dg3+         Rf7

4. Dg7++

Si:

1. ...              ef5

2. Dh2+         Rg8

3. Dg3+         Rh8

4. Dg7++

O si:

1. ...              Db8

2. Th7+         Ch7

3. Dg7++.


Limpieza de columna o fila

El despeje de una línea no tiene por que ser forzosamente la que ocupa la pieza que va a actuar, sino que puede ser otra a la que tenga acceso, como ocurre en la partida (Timman - Tatai, Amsterdam, 1977) con la que comenzaremos a ver el despeje de columnas o filas; aquí las posibilidades de escapatoria del rey negro están en la columna d, concretamente en d7, por lo que la intercepción debe realizarse ahí:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. Ce5!

Si 1. ..., de5; sigue 2. Td1 con mate a la siguiente.

Si 1. ..., Rd8; cae la torre como mínimo.

También es frecuente que un peón obstaculice la acción de una torre, siendo necesario desplazarlo de la columna para que ésta intervenga, como ocurre en la partida (Fogelevic - Verlinski, URSS, 1937) donde las negras abandonaron después de:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. Ah7!           c5

2. Dg6+         Cg6

3. hg6+         Ah1

4. Th1++.

En la partida (Blackburne - Schwarz, Berlín, 1881), dada la posición de las negras, a las blancas les alcanza con tener una torre en la columna h con el camino despejado para ganar la partida. Como h5 está defendido por el caballo y el peón de g6, hay que eliminar uno de los soportes, jugando:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. Df4            Af4

2. Th5.

Y las negras abandonan ante el mate imparable en h8.

En este otro caso correspondiente al Mundial de Baguío disputado entre Karpov y Korchnoi en 1978, se aprovecha la apertura de la columna g para arrinconar al rey negro, forzando el mate. Karpov jugó:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. ...              Cf3+!

2. gf3            Tg6+

3. Rh1           Cf2++.

O si:

2. Rh1           Cf2++.

Está claro que si el blanco tuviera una escapatoria por h2 la partida tendría otro final, debido a los tres peones de ventaja, pero no se puede menospreciar la agresividad de las piezas negras en la posición vista.


Despeje de columna y diagonal

A veces es preciso disponer de una diagonal y de una columna desocupadas para tener garantías de éxito en el ataque, y estas pueden conseguirse cuando las figuras de la defensa no están perfectamente dispuestas, como ocurre en la partida (Manin - Ruderfer, URSS, 1979), que finalizó con:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. Ah3            Dh3

2. Tf4

Y negras abandonan pues si 2. ..., Te8; 3. Tf8+, Tf8; 4. Ae5++.

En la partida jugada por correspondencia (Klebaner - Maleha, 1965) las blancas juegan con la columna y la diagonal disponibles y con la clavada del peón:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. Cf6+!         gf6

2. Dg4+         Rh8

3. Dh4!

Y es mate o se pierde la dama.

Nuevamente se puede ver que las piezas del bando perdedor están fuera de la lucha, con un desarrollo deficiente, por lo que los dos peones de ventaja resultan inútiles ante el rápido desenlace.

Algo semejante ocurre en la partida (Gurgenidze - Grigorian, Soci, 1968), donde las blancas consiguen desarmar la defensa del rey con:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. Ce7+         De7

2. Ta5            b6

a 2. ..., e5 sigue 3. Ae5 y estamos en las mismas.

3. Df3

Seguido de mate.

Finalmente veremos el remate de la partida (Prasad - Kouatly, Kohapur, 1987) como ejemplo de un desarme perfecto de la defensa. El juego terminó con:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. ...              Tg3+!

2. hg3           Tg8

3. g4             Tg4+

4. fg4            Dg4+

5. Rf2            d4!!

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

Y blancas abandonaron pues seguiría 6. Ae4, Ch3++; o si 6. De5, Dh4+; o si 6. De4, Ae4; 7. Ae4, Dh4+; 8. Rg1, Ce2+ con ventaja decisiva.


Volver a Curso de Ajedrez



Términos y Condiciones - Contacto - Links

Webs amigas: Que Recetas  En Reparaciones  Todosobrecampo  MB TEXTIL  Futbolamil  

Copyright © 2007 Todo Ajedrez ® Todos los derechos reservados Ajedrez