Alfil contra Caballo
Ajedrez
Bienvenidos a

Todo Ajedrez


Inicio
Historia del Ajedrez
Reglamento FIDE
Curso de Ajedrez Gratis
Consejos Ajedrez
El Ajedrez de Mafalda
Citas del Ajedrez
Problemas de Ajedrez
Historia de los Mundiales
Anécdotas del Ajedrez
Biografías de Maestros
Jugar Ajedrez contra PC
Mundial de Ajedrez 2007
Ajedrez Online - Sala 1
Ajedrez Online - Sala 2
Foro de Ajedrez

Enlaces Recomendados

Alfil contra Caballo


Hace tiempo que se discute sobre la superioridad del alfil o del caballo en el final y como no se llegó a ninguna conclusión definitiva, lo mejor será considerar el propio gusto personal como factor determinante de la elección, a no ser que la posición favorezca a una u otra pieza. La ventaja del alfil radica en su velocidad de desplazamiento, que le permite atender simultáneamente a puntos distantes en el tablero, pero presenta el problema, frente al caballo, de cubrir nada más que la mitad de las casillas, sólo las de un color. Se puede considerar, en principio, que el caballo es mejor para posiciones cerradas, en las que las diagonales están cortadas por cadenas de peones, mientras el alfil se mueve mejor por espacios abiertos, y resulta más peligroso por detrás de los peones que por delante.

Como siempre, lo más importante cuando se juega un final de alfil contra caballo es elegir un camino acorde con las finalidades que se pretenden. El primer ejemplo (Fischer - Taimanov, Vancouver, 1971) las negras equivocaron el camino para alcanzar el empate, que puede ser alcanzado basándose en las posibilidades de sacrificar el caballo por el peón o dejándolo a su suerte para llegar con el rey a controlar la casilla h8, que está fuera del alcance del alfil. La partida siguió con:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. ...              Re4

2. Ac8           Rf4

3. h4             Cf3

4. h5             Cg5

5. Af5            Cf3

6. h6             Cg5

7. Rg6           Cf3

8. h7             Ce5+

9. Rf6

Y ganan blancas.

Las variantes que daban tablas serían dos:

Primero: 1. ..., Cd3; 2. h4 (a Rf5, 2. ..., Rd6), Cf4; 3. Rf5, Rd6; con igualdad.

Y segundo: 1. ..., Rd6; 2. Ae2 (si 2 Ac8, Cf3; 3. Ab7, Ch4; 4. Rg5, Re7; y empate), Cd7+; 3. Rf7, Re5; 4. h4, Cf6, que también hace tablas.

El próximo ejemplo (Lasker - Pillsbury, París, 1900) presenta una posición con dos peones demás para el blanco, que, en un principio, tendría que alcanzar para ganar sin dificultades, pero, como veremos, es preciso conocer bastantes argumentos técnicos para convencer al alfil de que no puede evitar la derrota:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. Rb4           Rd6

2. Cb5+         Rc6

3. a4             Rb6

4. Ca3           Ae2

5. Ce4+         Ra6

6. Rc3           Ad1

7. Cb2           Ah5

8. b4             Ae8

9. Rb3           Ac6

10. Rc4         Ad7

Si 10. b5 sería tablas.

11. Rc5         Ag4

12. Cc4         Ad1

13. b5+         Ra7

14. a5           Af3

15. Ce5         Ab7

16. Cc6+       Ra8

17. Rb6         Aa6

18. Cb4         Ab7

La captura del alfil ahogaría al negro.

19. Ca6         Af3

20. Cc7+       Rb8

21. a6

Y ganan blancas.

El caso contrario ocurre en el siguiente diagrama (J. Horwitz, 1880), donde el alfil llega a parar a los peones:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. Ab5           Cg4

2. Aa6!          Cf2+

3. Rg2           Re3

Si 3. Rh2?, g4; ganando las negras.

El blanco con 3. Rg2 amenaza g4, seguido de Rf4 y h3+.

4. Ac8           Cd3

5. Rh3           Cf4+

6. Rg4!          h3

A 6. Rh2?, Rf3; ganando las negras.

7. Rg5           h2

8. Ab7

Y tablas.

La posición del siguiente diagrama (R. Fine, 1941) es la más frecuente en estos finales, según su autor. Las tablas se conseguirían entregando el caballo por uno de los peones y capturando el otro con el rey, pues si es posible defenderlo, las blancas ganan, como ya se vió. La continuación correcta, que lleva a la victoria de las blancas es:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. b5             Ce5

2. Ae2           Cd7

3. Ag4           Ce5

4. Af5            Cf3+

5. Rc4           Ce5+

6. Rb4           Cd3+

7. Ra5           Rc7

8. b6+           Rb7

9. Ae6           Ce5

10. Ad5+       Rb8

11. Rb5         Cd7

12. Rc6         Ce5+

13. Rd6         Cd3

14. e5

Y blancas ganan.

Muy ilustrativo resulta el siguiente ejemplo (A. Chéron, 1956), en el que la proximidad de las piezas de la deensa y la circunstancia de existir un peón de torre que corona en escaques no dominado por su alfil aumenta las dificultades técnicas para ganar. La amenaza del negro será sacrificar el caballo por el peón de g cuando el de h no pueda retomar para cambiar de columna. El bando fuerte, por su parte, deberá respetar la regla de Philidor, de poner los peones en casillas de color distinta a las que domina su alfil:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. h4+!          Rh6

2. Ad1!          Cg6

3. Rh3!          Ce5

4. Ac2           Rg7

El blanco controla las casillas g6, f5 y e4, muy importantes para el caballo.

5. Rg2           Rf6

6. Rf2            Cg4+

7. Rf3            Ce5+

8. Rf4            Re6

9. Ab1           Rf6

10. Af5          Cf7

11. g4            Ch6

12. g5+          Rg7

13. Ae6          Rg6

14. Re5          Rg7

15. h5            Rh8

16. Rf6           Rh7

17. g6+          Rh8

18. Rg5          Rg7

19. Ab3          Rh8

20. Ac4          Rg7

21. Ae6          Rh8

22. Rf6           Cf7

23. gf7

Y blancas ganan.

En estos finales se dan los mismos factores de desequilibrio que en cualquier otro. En la partida Tartakower - Spielmann, Carlsbad, 1923 la diferencia es de material, teniendo las blancas un peón demás, que con juego preciso, hicieron valer en la partida:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. Re4           Ae5

2. g4             Ag3

3. Cd4+         Rf6

4. Cf3            g6

5. Rd5           h5

6. g5+           Rf7

A 6. ..., Rf5 sigue 7. e4+, Rf4; 8. e5, Rf3; 9. e6.

7. e4             Af2

Si 7. ..., Re7; 8. Ce5.

8. Rd6

Y blancas ganan.

Un ejemplo de lo que se llama un alfil malo es la partida correspondiente a Zukertort - Winawer, Londres, 1883, donde la mala estructura de los peones también resulta decisiva para que el negro saliera derrotado pese al peón de ventaja.

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. Cc1           Ab4

Si 1. ..., Ae1; 2. Ce2, Ac3; 3. Cf4+.

2. Cd3           Ac3

3. Cf4+          Rf7

A Rd7 sigue 4. Ce2, Ae1; 5. Rf4.

4. Cd5           cd5

6. c6

Y blancas ganan.

En la partida entre Kasparov - Karpov, Leningrado, 1986, también resulta determinante la estructura de peones junto con la imposibilidad del alfil de atender debidamente la lucha, por lo que el blanco ganó la partida con:

  a b c d e f g h  
8                8
7                7
6                6
5                5
4                4
3                3
2                2
1                1
  a b c d e f g h  

1. Rf1!           Rg7

2. f3               f5

3. Cf2             d2

4. Re2           Ab4

5. Cd3           Ac3

6. Cc5

Y las negras abandonan, por la siguiente continuación: 6. ..., Rf6; 7. Cb3, Re7; 8. Cd2, Rd6; 9. Cb3, Ab4; 10. Rd3, Rd7; 11. Rc4, Ae7; 12. Rb5, Rd6; 13. Cd2, fe4; 14. fe4, Af6; 15. Cc4+, Rd7; 16. Rc5, Ae7+; 17. d6, Af6; 18. Rd5.

En los dos últimos casos hay más de una causa para la derrota, pues una sola debilidad no suele ser fatal en estos finales.


Volver a Curso de Ajedrez



Términos y Condiciones - Contacto - Links

Webs amigas: Que Recetas  En Reparaciones  Todosobrecampo  MB TEXTIL  Futbolamil  

Copyright © 2007 Todo Ajedrez ® Todos los derechos reservados Ajedrez